¿QUÉ ES LA CARNITINA?

La L-Carnitina cada vez más utilizada por deportistas. Pero, ¿sabemos realmente en que nos puede ayudar? 

Son muchos los que habitualmente van al gimnasio o salen a hacer deporte al aire libre (bicicleta, correr, deportes de equipo…) con el objetivo de quemar calorías, o mejor dicho, perder grasa. Tras este objetivo es cierto que existe una parte de “salud” pero la vertiente “estética” no deja de tener importancia. Por este motivo, existen algunos factores a tener en cuenta que nos ayudarán a conseguirlo con mayor efectividad.

Qué tipo de ejercicio realizar, con qué intensidad, qué alimentación se debe seguir, el descanso, la ayuda de determinados suplementos,… todos estos factores son muy importantes para alcanzar el resultado final deseado.
¡Vamos a ver qué papel juega la L-Carnitina!


¿QUÉ ES LA L-CARNITINA?

La L-Carnitina es un transportador de los ácidos grasos (lípidos) a la mitocondria, encargada de la producción de la energía de la célula, pero también es el lugar donde estos ácidos grasos son convertidos en energía.

Es importante tener en cuenta que existen dos formas de “Carnitina”: la L-Carnitina y la D-Carnitina. Ambas “Carnitinas” aparecen durante el proceso de síntesis de la “L-Carnitina” pero sólo la forma “L” es biológicamente activa.

Son muchas las empresas que actualmente comercializan suplementos con L-Carnitina en el mercado, pero no todas son fiables, pues el proceso de aislamiento de la “L-Carnitina” es costoso. Por este motivo, encontraremos en el mercado productos que, sin mencionarlo en la etiqueta, pueden contener una mezcla de la forma “L” y la forma “D”, algo que obviamente influirá sobre el precio final pero también sobre los resultados y la salud.


¿CÓMO ACTÚA LA L-CARNITINA?

Para poder asegurar que la L-Carnitina desarrolla el trabajo que nos interesa (el transporte y posterior combustión de la grasa) es esencial realizar una actividad física con la intensidad y la duración adecuada que ayude a la movilización de los ácidos grasos, de lo contrario, la L-Carnitina no realizaría la función que nos interesa.

Es por este motivo que la recomendación más habitual con finalidad “quema grasa” es combinar la L-Carnitina con la realización de “actividad física aeróbica”. Básicamente el objetivo es recomendar “una actividad que tenga una demanda de energía suficientemente elevada como para que el metabolismo estimule la movilización de los ácidos grasos del tejido adiposo y así poderlos emplear como fuente de energía (gracias a la acción posterior de la L-Carnitina)”.

La L-Carnitina puede ser una gran ayuda para favorecer la quema de grasa siempre que la combinemos con una actividad física de intensidad moderada y una duración de, al menos, 40 minutos. Por eso, salir a caminar no será la opción más aconsejable si queremos sacarle provecho a la L-Carnitina, ya que el gasto calórico que implica caminar no es suficiente como para que el metabolismo tenga la necesidad de movilizar los lípidos almacenados.